Opinón
sábado 28 de septiembre de 2019
 
 

Ahora sí, con la mirada puesta en Inglaterra

Los Pumas dieron exitosamente el primero de los tres pasos que los puede llevar a cuartos de final.

 
Aguarde un instante...

Los Pumas se reacomodaron este sábado. Con el triunfo ante Tonga reinstalaron sus ilusiones de poder cruzar con éxito la difícil zona que les tocó en este mundial. El examen más complicado lo tendrán en siete días cuando regresen a Tokio y enfrenten a Inglaterra. La prueba de hoy, ante el duro seleccionado isleño, sirvió para saber cómo se encontraba el grupo y cuanto creían aún en esa posibilidad de llegar a cuartos de final. La respuesta todavía es difusa. Hubo un primer tiempo prometedor, avasallante y con determinación de sumar rápidamente. Antes de la media hora ya se había alcanzado el cuarto try que garantizó el punto bonus. Durante ese tiempo hubo buen rendimiento colectivo, y algunos individuales que superaron la media. Montoya con sus tres tries resultó un puntal determinante para ganar metros en mauls. Guido Petti y Marcos Kremer se encargaron de poner combustible extra en esa formación móvil. El scrum costó, pero teniendo en cuenta la diferencia de peso con Tonga (131 kilos menos), no estuvo nada mal. Urdapilleta ejerció la conducción con lecturas generalmente correctas de por dónde jugar. Las dudas que quedan, imaginando el choque ante la Rosa, es saber si el bajón de los últimos diez minutos del primer tiempo y buena parte del complemento se debió solo al factor climático. Las tribunas del coqueto estadio de Osaka, completadas por 21.917 espectadores, se movieron al compás de abanicos. Un desesperado intento por aliviar el abrumador calor que se transformó en un sello distintivo de la jornada, y seguramente afectó el rendimiento de los jugadores. La esperanza está abierta. Inglaterra es uno de los mejores en el torneo, y para estos Pumas el próximo encuentra representa la posibilidad de abrir otro capítulo increíble en la rica historia del rugby argentino. Tendrán una semana muy especial, motivadora. A este cronista le consta que nadie quiere quedar afuera. Todos los integrantes de este plantel trabajan para estar entre los 23 y ser parte activa de esa extraordinaria jornada.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni