martes 01 de mayo de 2012
 
 

Buscando un destino

La dinámica que impone el crecimiento del rugby en el mundo plantea una pregunta en el ámbito local. ¿Cuál es la estrategia de Buenos Aires?

 
Hace siete días, en este mismo espacio, referíamos al crecimiento sostenido del rugby argentino, y muy especialmente el de Buenos Aires, que se nutre con más de 20 mil jugadores distribuidos en 85 clubes, posicionando a la URBA como la Unión más importante del país y al mismo tiempo de toda América. En realidad es un fenómeno que transita como correlato de lo que sucede a nivel mundial. Hace pocos días en Estambul el titular de la IRB, Bernard Lapasset, reiteró algunas cifras impactantes que describen el potencial que tiene el rugby. Recordó que tras la Copa del Mundo jugada en Francia en 2007 la cantidad de jugadores aumentó un 18%. “Estamos experimentando un crecimiento sin precedentes en todos los continentes”, resaltó Lapasset, augurando que estas cifras se potenciarán aún más en el futuro como resultado de lo que dejó Nueva Zelanda 2011, y por lo que esta por venir con la incorporación del rugby al mundo olímpico.
La IRB tiene 117 países afiliados con más de cinco millones y medio de jugadores, entre hombres, mujeres y niños, que practican rugby. Según datos del ente madre del rugby mundial son Rusia, Brasil, México y Estados Unidos los países donde el rugby ha crecido más en los últimos años. Los mundiales resultan ser un extraordinario disparador para consolidar esta expansión y también para obtener ganancias que la IRB distribuye en distintas regiones para fomentar el deporte. En este sentido Lapasset aseguró que la entidad que preside repartió más de 150 millones de Libras Esterlinas entre las federaciones nacionales y asociaciones regionales durante el período 2009 y 2012. Dinero que busca alentar competencias, mecanismos de control antidoping, áreas de desarrollo y centros de entrenamiento. La UAR es una de la uniones beneficiadas con esta ayuda económica permitiéndole sostener un plan de desarrollo destinado a la alta competencia a donde van a parar más de la mitad de los 90 millones de pesos que tiene su presupuesto 2012, un año de especial trascendencia por la inclusión Puma en la Championship y la posibilidad de organizar 6 test en nuestro país lo que generará buenos ingresos por sponsor y venta de entradas. El proceso de profesionalización ha provocado que su duplique el presupuesto de la UAR de un año a otro. Una necesidad  que se impone para poder estar a la altura de circunstancias en términos competitivos. Paralelamente la URBA, con su enorme plantel de clubes y competencias, va buscando encontrar su lugar en este complejo andamiaje por el que transita la evolución del rugby mundial.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni