Opinion
lunes 09 de septiembre de 2013
 
 

Contrarreloj

Falta un mes para las jornadas finales del Top 14 y aún no se oficializó el escenario. En la URBA prometen definición en las próximas horas.

 

A mediados de mayo el gobernador bonaerense Daniel Scioli acompañado por el jefe comunal sanisidrense, Gustavo Posse y el presidente del CASI, Carlos Varone, anunciaban en conferencia de prensa que la etapa final del Top 14 de esta temporada se realizaría en San isidro, utilizando la cancha central del CASI como escenario principal. Fue un anuncio inesperado que tomó por sorpresa al propio titular de la URBA, Luis Gradín, quien ante la consulta de Tocata aceptó, en ese momento, que la influencia del gobernador bonaerense era determinante por ser la provincia un sponsor con un aporte altamente significativo para poder costear los gastos de la organización de las jornadas finales. Llegamos a la primera semana de septiembre y la URBA no ha oficializado aquel anuncio y hasta lo pone en duda. “Antes del próximo martes (10/9) definiremos donde se realizarán” respondió Gradín a una nueva consulta realizada el último jueves por Tocata agregando que, además de San Isidro, hay otros dos escenarios posibles: La Plata y Tigre.

Teniendo en cuenta que solo faltan tres fechas para culminar la segunda ronda, la URBA deberá trabajar contra reloj para poder armar la organización del evento de cierre del torneo más importante que tiene el rugby de América. Nunca antes se llegó a estar tan cerca de las fechas en las que se define el campeonato sin tener determinado el lugar donde se realizarán las multitudinarias jornadas. Es muy posible que al momento de llegar esta edición de Tocata a las manos de nuestros lectores, las autoridades de la URBA hayan llegado a una conclusión, lo que no inhibe analizar que es lo que sucedió para que la demora haya sobrepasado el límite de lo aceptable para que no atente contra una buena organización de las finales.

Armar la etapa final del Top 14 tiene un costo estimado que supera los dos millones de pesos, monto que varía según el lugar que se termine eligiendo. En el 2012 un aporte del gobierno bonaerense, a través de la Lotería provincial, cubrió el 50% y esa era la expectativa para la actual temporada. Además, si el CASI es ratificado como sede existe un compromiso para que la Municipalidad de San isidro se haga cargo de la financiación de unas 4 mil butacas a incorporar en la Catedral. Pero, con tiempos tan acotados la nominación de San Isidro aparece más complicada por el tiempo que lleva el montaje de las tribunas y la organización de los 30 partidos que se disputan en los tres sábados utilizando otros clubes de la zona.

La disputa entre el intendente de Tigre, Sergio Massa, y el gobernador Daniel Scioli no parece estar ajena a la indefinición de donde se realizará el cierre del Top 14. El titular del Frente Renovador, ganador de las primarias abiertas del mes pasado, ofreció el polideportivo de Tigre. La propuesta entró en consideración de la URBA al mismo tiempo que en Pacheco de Melo comenzaban a dejar de considerar a la provincia de Buenos Aires como principal sponsor. Si la pulseada no se define en favor de Tigre o San Isidro entonces se volverá al mismo escenario de las tres últimas ediciones. La Plata es un club con capacidad para responder rápidamente a un armado necesario como el que requiere semejante ocasión. 

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni