viernes 29 de julio de 2011
 
 

Cumbre borrascosa

El lunes se reunirá la Asamblea Extraordinaria de la URBA. Los representantes de los clubes buscarán concluir el conflicto que arrastran con los jugadores que integran el PladAR. La columna de Claudio Leveroni que aparecerá mañana en Tocata.

 

Al cierre de esta edición de Tocata nadie podía asegurar que el próximo lunes la Asamblea Extraordinaria convocada por la URBA logre sumar los votos necesarios para derogar la resolución que tomó en mayo del 2009, prohibiéndole a los jugadores becados que integran el PladAR participar de los torneos porteños, y la reemplace por otra que ponga punto final al largo conflicto. Aquella decisión asumida dos años atrás tuvo prolongaciones transitorias, y amenazó con truncar el inicio de la actual temporada por la protesta solidaria que los propios jugadores tuvieron con sus compañeros prohibidos. La respuesta de la URBA fue decretar un paréntesis de 60 días, que vence pasado mañana, con la promesa de resolver definitivamente el conflicto. El lunes se sabrá si logró ese objetivo o, por el contrario, solo consiguió trasladarlo en el tiempo. Hay consenso mayoritario, no total, para aprobar que puedan jugar aquellos integrantes del PladAR que tengan becas del Estado Nacional, vía Secretaría de Deportes, y abarquen la franja entre 21 y 23 años. También lo hay para aceptar pedidos que pueda realizar la UAR para otorgar limitadas y fundadas excepciones a favor de quienes superen ese límite de edad, y para que todos ellos tengan cobertura médica, se mantenga el plan vigente de contribución universitaria y los viáticos en giras. “Estamos decididos a acompañar el Plan de desarrollo de la UAR, no vamos a poner obstáculos”, manifestó un integrante del consejo de la URBA dejando entender que no hay intenciones de confrontar con las autoridades nacionales. De todas formas esta expresión no deja de ser un deseo aislado en la medida que las modificaciones no se aprueben con un porcentaje bastante mayor de lo que requiere la reglamentación (mayoría especial 67%) para una Asamblea Extraordinaria. La traba para lograr que adhieran la mayor cantidad de clubes se encuentra en el reglamento interno que tendrá la URBA para fijar los límites de este acuerdo con jugadores becados y la UAR. El boceto, que por estas horas tienen los delegados y presidentes, destaca que no habrá límites para la cantidad de becados que pueda presentar un equipo en cancha, siempre y cuando estén dentro de la franja de 21 a 23 años. Para los mayores a esa edad se propone la aceptación de un solo PladAR por equipo. Algunos clubes aspiran que sean más (hasta 3) y otros, todo lo contrario, que no haya ninguno. En este punto se encuentra el tironeo más fuerte, es la pata débil de un acuerdo que no logrará el 100% de los votos porque hay instituciones que ratificaron su negativa a derogar las prohibiciones. Insisten en rechazar a los rentados aunque solo lo sean por becas deportivas como las que reciben, por parte del Estado, cualquier deportista destacado de nuestro país. La aspiración de las actuales autoridades de la URBA es lograr, al menos, un 80% de las voluntades de los delegados, confiando en que finalmente se permitirá que un PladAR mayor por equipo sea lo permitido a partir del año entrante.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni