sábado 14 de julio de 2012
 
 

El rugby toca el cielo con las manos

Comienza el Top 14 la competencia de más alto nivel que tiene el rugby de América. Muchos candidatos para el título más deseado. La columna de Claudio Leveroni en la edición de Tocata de este sábado.
 
Con el puntapié inicial del Top 14 se pone en marcha la etapa más atractiva del torneo más importante que tiene el rugby de América. Su indiscutible jerarquía lo coloca no solo en lo más alto de nuestro continente, también ha cosechado reconocimientos desde Europa como en su momento lo hizo el francés Bernard Lapasset, actual titular de la IRB, quien se mostró asombrado por la dinámica que mantiene la URBA en su organización amateur equiparándola con aquellas que funcionan profesionalmente tanto en Oceanía como en el viejo continente. El Top 14 es la joya más preciada de la organización bonaerense, expone el máximo nivel competitivo que, entre clubes, se pueda ver en esta parte del mundo. Pese a esta fortaleza con raíz histórica, en la actualidad, la URBA no atraviesa por su mejor momento. En los últimos años se ha debilitado notablemente su poder político y no solo ha perdido su rumbo como guía de los destinos del rugby nacional, también se la ningunea desde la UAR. El ejemplo más visible es como se la marginó del armado en las competencias de los Pumas. Como nunca antes el seleccionado argentino tiene una nutrida agenda de test en el 2012, sin embargo ninguno de los seis encuentros en nuestro país, que incluyen los 3 de la Championship, tiene como escenario un estadio en la Capital Federal. Es como imaginar que los All Blacks no reciban en el 4 Naciones a sus rivales ni en Wellington o Auckland; o que los Wallabies descarten a Sydney como una de las sedes para este torneo.
Por suerte estas debilidades institucionales que presenta la URBA no afectan, al menos por ahora, la fortaleza del Top 14 que llega a su duodécima edición con varios candidatos para acceder al título. Hindú y SIC se han repartido nueve coronaciones de las once últimas ediciones, las dos restantes quedaron también en la zona norte, Alumni (2001) y CASI (2005). Pero este año soplan vientos muy fuertes desde el sur. Pucará, campeón en 1946 y semifinalista en 2011, ratificó su condición de candidato ingresando a la segunda parte del año como único invicto en la etapa clasificatoria. San Luis, que la temporada pasada logró por primera vez acceder a semifinales después de eliminar en cuartos a Hindú, también llega con pretensiones de protagonismo. Entre sus vencidos de la primera parte están Atlético del Rosario y SIC. En la grilla de candidatos al título no se puede excluir a Belgrano que superó a Alumni y La Plata que cuenta con nuevas prometedoras figuras.
   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni