viernes 04 de noviembre de 2011
 
 

Entre los mejores del mundo

La final del torneo de la URBA que se jugará este sábado en La Plata nos permite revalorizar la jerarquía de nuestro rugby. La columna de Claudio Leveroni la edición 201 de Tocata.

 

Así como el rugby argentino, a través de los Pumas, terminó por consolidar este año en Nueva Zelanda su definitiva inclusión entre los mejores del planeta, el torneo porteño que hoy llega a su final se afirma como el más competitivo del mundo entre las competencias amateur. No se trata de una comparación antojadiza que puede aparecer desmesurada a primera vista. Es una afirmación que tiene consistencia desde la historia y el presente, tanto del seleccionado nacional como del torneo que organiza la URBA.
De los Pumas hemos hablado mucho en estas últimas semanas siguiendo su recorrido mundialista. Muy pocos creían que pasarían de ronda, y auguraban derrotas abultadas ante Inglaterra y Nueva Zelanda. Nada de eso ocurrió. Para construir ese pensamiento pesimista pesaron más los malos rendimientos de algunos test que antecedieron al mundial, que los muy buenos antecedentes que arrastraban los Pumas de mundiales anteriores. Fue una apuesta a que no iban a poder, a que la distancia que nos separa de las potencias es imposible acortar. Solo la pasión y garra de los jugadores pueden hacer que un test con los mejores se transforme en milagro. Nada de eso ocurrió. Los Pumas hace rato que han agregado a su consabida pasión y garra, mucho trabajo y respeto a una planificación de juego. Hoy, Argentina es una potencia en el rugby mundial.
Del torneo local es necesario separar los conflictos políticos internos de la competencia en si. La URBA es una organización única en el mundo del rugby. Lo es por la cantidad de clubes y jugadores que la integran, y por la capacidad de organizar campeonatos que suman unos 250 partidos por fin de semana. Entre ellos esta el Top 14. No hay otro igual en el mundo del rugby amateur. Sin embargo, cuesta aceptarlo como tal. Se lo ningunea sentenciando que su calidad competitiva es cada vez más baja. ¿Comparada con quien?, con la Premiership inglesa, con el Top 14 de Francia que son torneos profesionales que reúnen a los mejores jugadores del mundo. Aún más, si atendemos la opinión de jugadores argentinos que participaron del Súper 10, se puede afirmar que nuestro Top 14 tiene más nivel que el torneo profesional italiano.
Tanto para los Pumas como para el campeonato local siempre resurge, como mandato de la derrota cultural, la devaluación de lo nuestro. Quizás ahora, gracias a esa nueva gran actuación argentina en Nueva Zelanda y esperando una buena final entre Alumni y SIC, estemos dando una vuelta de página para dejar definitivamente en el pasado esa mirada pesimista y devaluatoria de nuestra realidad. 

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni