viernes 12 de julio de 2013
 
 

Esperando la Championship

La selección argentina ya está de regreso en el país después de la intesa preparación física realizada en Pensacola. En agosto comienza un nuevo desafío. La Columna de Claudio Leveroni en la edición (244) de Tocata de este sábado.
 
Los Pumas regresaron ayer al país después de pasar dos semanas en un centro de alto rendimiento en Estados Unidos repitiendo la preparación que ahí mismo realizaron previo al Mundial 2011 y la primera edición de la Championship. Este lunes el plantel volverá a juntarse para comenzar entrenamientos que serán la antesala de los amistosos del 3 y 9 del agosto frente a New South Wales Barbarians. Dos encuentros que servirán para terminar de definir el equipo que iniciará, el 17 de agosto en Soweto ante Sudáfrica, una nueva edición del torneo que reúne a los argentinos con los tres mejores seleccionados del mundo. Los Pumas llegarán al 4 N con la necesidad de mejorar la performance del año pasado que, por haber sido el primer paso ante los rivales más complicados que el planeta rugby puede ofrecer, dejó un balance satisfactorio pese a solo haber obtenido un empate (Sudáfrica en Mendoza) y sufrir cinco derrotas. La expectativa para el 2013 es subir un peldaño. Para lograrlo alcanzaría con sumar algún triunfo y mantener regularidad en el nivel de juego hasta el último partido de la serie de seis. Hay argumentos y plantel para imaginar que es posible llegar a esa meta. No se trata de un optimismo voluntarista de corto alcance, todo lo contrario. La experiencia acumulada tanto desde lo individual como grupal, más el progresivo aporte de nuevas figuras que rápidamente responden a las expectativas, nos permite alimentar la ilusión de una mejor temporada para estos Pumas de la segunda parte del año. En todo caso las dudas se nutren desde otros interrogantes. Por ejemplo, saber si el equipo estará a la altura de la evolución que el rugby de elite internacional está mostrando por estos días. Una muestra de esa tendencia se pudo ver recientemente en la serie de encuentros entre los Lions y Australia. El combinado británico, que se reúne para estas competencias cada cuatro años, planteó como un esquema distintivo de su juego la importancia de la obtención en las formaciones fijas. Hizo del scrum (la IRB incorporó nueva forma para unir ambos packs) una herramienta con la que no solo alimento su juego, también le sirvió para demoler la actitud del rival. En el último de los tres encuentros se pudo observar esta característica de manera tan notable que la estrepitosa derrota (41-16) derivó en la renuncia de su entrenador, el neocelandés Robbie Deans y el alejamiento del tercera línea George Smith quien anunció que ya no tiene interés en seguir participando en los Wallabies. En medio de la preparación Puma para esta nueva y desafiante etapa, surge como una necesidad cada vez más urgente de resolver la situación de Phelan. Su contrato expira a fin de año y él ya adelantó que, salvo exigencia de la UAR, recién para esa fecha anunciará si continuará hasta el mundial de Inglaterra. Un recambio de entrenador principal que asuma recién el año próximo se transformaría en una ventaja que Argentina le otorga a sus rivales en Inglaterra 2015. Lo más deseable, y no es la primera vez que lo planteamos desde esta misma columna, es que Phelan pueda continuar con su ciclo. De lo contrario, en la gira europea de Noviembre ya debería estar acompañado por su reemplazante.
   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni