viernes 12 de noviembre de 2010
 
 

Falta competencia, el déficit que persigue a Los Pumas

El seleccionado argentino afronta la segunda ventana internacional sabiendo que llegará, en el 2011, a Nueva Zelanda dando enormes ventajas.

 

El Mundial esta muy cerca. Apenas diez meses nos separan del gran evento y Los Pumas encaran el último tramo de su preparación con una famélica agenda de competencias. Se trata de una ventaja enorme que continúa ofreciendo nuestro seleccionado que, por distintos motivos, no ha podido asumir un fixture mucho más nutrido que le permita al cuerpo técnico trabajar con mayor comodidad para amalgamar las distintas generaciones que se van incorporando al plantel nacional.

Los Pumas ingresarán esta tarde al estadio Marcantonio Bentegodi de Verona, con tan solo tres partidos como antecedentes del año. Italia, en cambio, lleva siete. La misma diferencia, o aún mayor, se encontrarán ante Francia e Irlanda, los otros dos rivales de la gira europea. Argentina sumará al final del 2010 tan solo seis partidos internacionales, la misma cantidad que tuvo en el 2009. Doce test en dos años es menos de lo que disputan cualquiera de las tres grandes potencias del Hemisferio Sur, con quienes Los Pumas competirán a partir de 2012, en un solo año. Australia, Sudáfrica y Nueva Zelanda suman entre 13 y 15 encuentros anuales.

Lo paradójico de esta situación es que se la empeoró con el correr del tiempo. Si tomamos como referencia el ciclo de Marcelo Loffreda previo a Francia 2007, notaremos una enorme diferencia con el actual proceso que encabeza Phelan. Antes del inolvidable partido inaugural en París, con el que Argentina sorprendió al mundo del rugby al superar a los locales, Los Pumas disputaron 17 partidos en los 15 meses anteriores. Fueron tres ante Gales, dos frente a Irlanda, Italia y Chile; uno con Inglaterra, Francia, Uruguay, Nueva Zelanda, Barbarians franceses, Bélgica XV, Northampton y Leicester. El panorama para Phelan es bien distinto. En el mejor de los casos podrá sumar solamente diez partidos en el mismo período. A los seis que corresponden a las dos ventanas del 2010, hay posibilidad de ubicar cuatro más que aún buscan acomodarse para el año entrante. En febrero, aprovechando el Seis Naciones, Phelan intentará tener a los jugadores para una concentración que incluya un cotejo ante clubes. En mayo ya esta en carpeta un choque con los Barbarians Británicos y en junio otro con los Barbarians franceses. El cuarto y último encuentro ya fue acordado para agosto frente a Gales, con la idea de continuar desde Cardiff rumbo a Nueva Zelanda y llegar unos diez días antes del debut ante Inglaterra que será el 10 de septiembre. Esos siete cotejos menos que tendrá el ciclo Phelan en relación al de Loffreda como previo al mundial, representan un enorme  déficit ante rivales que no otorgan ventajas similares.

Argentina se presentará en Nueva Zelanda 2011 siendo, entre los 12 mejores del mundo, el seleccionado con menor cantidad de competencia internacional. Increíblemente, esto sucede al tiempo de saber que comenzará a competir, al año siguiente, en el torneo más competitivo del mundo como es el, ahora rebautizado, Cuatro Naciones.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni