sábado 11 de junio de 2011
 
 

Fase dos de la puesta a punto de Los Pumas

Tras la derrota en Resistencia ante el combinado francés, una parte del proceso de selección final de jugadores que participarán en la Copa del Mundo con la camiseta de los Pumas ha concluido. Ahora, comienza la etapa de consolidación grupal del plantel. Phelan dará a conocer en pocas horas quienes quedaron afuera de la lista que estará reservada solo para 40. Más adelante sellará los 30 definitivos que estarán en el Mundial La columna de Claudio Leveroni en la Previa de Tocata que se publicará mañana acompañando una nueva fecha del torneo de la URBA.

 

Es cierto, no fue el mejor rendimiento de Los Pumas ante los Barbarians. Pero, ¿se puede esperar mucho más de un grupo de jugadores poco acostumbrados a jugar juntos?. Ciertamente no. Por lo tanto, deberíamos presentar mayor atención al funcionamiento de las individualidades que a su accionar colectivo. Justamente para eso se realizaron estos dos encuentros, para ver jugadores en acción y analizar sus chances de ingresar al lote de esos 30 privilegiados que Phelan llevará a la Copa del Mundo. Ninguna de las dos formaciones que ingresaron, tanto en Avellaneda como en Resistencia, están cerca de ser la titular que Argentina presentará ante Inglaterra el 10 de septiembre cuando inicie su aventura mundialista. De manera tal que resulta infructuoso ponerse a desmenuzar el funcionamiento colectivo de Los Pumas en estos encuentros. Si, en cambio, es mucho más productivo hundir la mirada en las actuaciones de cada uno los jugadores, intentando leer el pensamiento estratégico de Phelan para afrontar la difícil tarea de sortear con éxito los primeros compromisos mundialistas. Se sabe que de esos cuatro partidos de la ronda inicial, dos son los que más preocupan, los que terminarán siendo la llave que abrirá o cerrará el camino a la siguiente ronda. Inglaterra, primero en Dunedin, y Escocia, más tarde en Wellington, representarán el máximo desafío que tiene el seleccionado nacional, asumiendo que la distancia con Rumania y Georgia, los otros dos rivales de la zona, es lo suficientemente amplia como para no incomodar las aspiraciones argentinas. Pero, a la hora de analizar las posibilidades reales de nuestro seleccionado no se puede soslayar que Los Pumas ingresarán al Mundial dando enormes ventajas en su preparación, comparada con la de sus principales rivales de primera ronda. Llegará casi sin competencias previas, con tan solo un test disputado en el año, que será el del próximo 20 de agosto en Cardiff ante Gales. Inglaterra, en el mismo período, acumulará 8 test y Escocia 7. Es la cifra media que reúne la mayoría de las potencias europeas, que cuentan con la ventaja de participar anualmente en el Seis Naciones, además de los cotejos programados en las ventanas internacionales. Semejante desigualdad no le otorga demasiadas chances a Phelan para poder probar jugadores o consolidar una identidad de juego. El staff argentino asume esta realidad tratando de equiparar la falencia que representa la notable falta de competencia con la etapa de preparación física y mental que tendrán nuestros jugadores. En este contexto se apuesta mucho a los días que pasarán juntos en Pensacola, tal como se hizo en 2007, en una puesta a punto realizada en un lugar de excelencia. En la intimidad, quienes rodean a Phelan, aseguran que el grupo logrará, en esos días en Estados Unidos, un ensamble único. Confían que construirán la fortaleza que saldrá a luz en los momentos más complicados del periplo mundialista. En Pensacola estarán aquellos jugadores que sobrevivan al recorte que por estas horas esta anunciando el entrenador, reduciendo a 40 el número de integrantes del plantel con probabilidades de estar en Nueva Zelanda.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni