viernes 20 de mayo de 2011
 
 

La actuación de los Pampas, como la de los Pumas en 2007, genera dividendos

Así como el tercer puesto en Francia 2007 le abrió las puertas al seleccionado argentino para encontrar nuevos horizontes competitivos, que están por concretarse con su participación en el cuatro naciones, la gran performance de Los Pampas ganando la Copa Vodacom, parece abrir nuevas posibilidades para que seleccionados de nuestro país puedan ingresar a torneos de alta jerarquía internacional. Esto se desprende de lo dicho por el presidente de la UAR, anunciando que están encaminadas las primeras conversaciones para incorporar un XV argentino en la Copa Currie.

 

Luis Castillo, en ocasión de la presentación del partido de los Pumas ante Barbarians franceses en Independiente, confirmó que Pampas XV estará en la edición 2012 de la Vodacom y agregó. “Ellos (por la unión de Sudáfrica) están interesados en darle mayor participación a nuestros jugadores y en darle una mejor competencia, tal vez en un campeonato entre el mes de mayo y junio, con equipos en preparación a la Currie Cup, y como anhelo definitivo está la inclusión a la Currie Cup. Estamos muy interesados en participar con uno o dos equipos en ese certamen". Desde 1889 la Currie es el campeonato nacional de la Liga Sudafricana donde participan 14 equipos de distintas regiones, divididos en dos categorías, integrados por jugadores que también disputan el Súper 14, que es el torneo más importante del Pacífico Sur ya que incluye a combinados de Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda. Si bien el ofrecimiento a nuestro país no es nuevo, ya lo habían recogido dirigentes de la UAR en el Foro de Woking en 2007 y ratificado un año más tarde en boca de Oregan Hoskins, presidente de la Unión de Rugby de Sudáfrica, se trata de una gran noticia. Lo es por encima de los tiempos que lleve su concreción porque representa el reconocimiento, propio y ajeno, que se transita por buen camino. Este año los Pampas no solo superaron holgadamente lo realizado en la edición 2010, hicieron más que eso, estuvieron a la altura de lo que hoy se espera de un representativo nuestro. Lo han logrado pese a las dificultades, aún vigentes, para facilitar el desarrollo de un rugby altamente competitivo que tenga como máxima expresión a Los Pumas, pero que también pueda reflejarse en algunos combinados que compitan profesionalmente en diversas regiones del mundo. Es un recorrido que, contrariamente a lo que algunos presuponen, no va a contramano de los intereses de la infinidad de clubes que riegan la geografía Argentina. Por el contrario, el modelo exitoso de seleccionados poblando los principales campeonatos del mundo será el espejo donde querrán reflejarse miles de pibes que iniciarán su romance con la ovalada en algunos de esos tantos clubes.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni