viernes 19 de noviembre de 2010
 
 

La experiencia cotiza en alto

Los Pumas guardan un sabio equilibrio en la transferencia del conocimiento de una generación a otra. La columna de opinión de Claudio Leveroni que se publicará en la edición 173 de la Revista Tocata del próximo sábado, en ocasión de las semifinales del nacional de clubes. Tu opinión en el twitter @claudioleveroni

 

En una reunión con la juventud de su partido, Juan Perón, mientras dibujaba una sonrisa en su rostro dejando escapar su clásico guiño de ojo,  les pedía a sus interlocutores paciencia para adquirir sabiduría. “Ustedes creen que llegan más rápido tirando todos los días a un viejo por la ventana”, señaló para dejar instalada una frase que hizo carrera entre las citas populares. El recuerdo viene a cuenta para entender que aquella reflexión es aplicable en todos los aspectos de la vida, el deportivo inclusive. El paciente recambio generacional que llevan adelante Los Pumas desde el mundial de Francia, encuentra en algunos jugadores el soporte principal para que ese tránsito sea exitoso. Lo destacó hace pocos días Santiago Phelan al reconocer que Mario Ledesma, Martín Scelzo y Rodrigo Roncero se pusieron el equipo al hombro en un difícil momento como fue después de las dos derrotas consecutivas que el seleccionado argentino sufrió, en junio, ante Escocia. “Fueron dos caídas catastróficas”, definió Phelan ensalzando la importancia de la tarea que los más experimentados transfirieron, en esos momentos, a los más jóvenes. Muchas veces se desestima, de manera demasiado ligera, el valor de aquellos jugadores que cruzan la línea biológica de una edad que, al decir de esas ligerezas, deberían pensar en retirarse. Con 37 años, 75 test y tres mundiales jugados, Mario Ledesma se ha transformado en uno de lo pilares que sostienen esa transferencia de valores y experiencia hacia las nuevas camadas que se incorporan al plantel Nacional. Conmovió verlo el sábado último ubicado en la primera línea del esquema defensivo cuando Italia atacaba con sus delanteros. Se paró como un General al frente de su tropa poniendo cuerpo y alma en cada tackle, mostrando el mismo camino que tantas veces transitó desde su debut en Los Pumas en 1996. Por encima de los errores que hubo en los lines, Ledesma fue una de las figuras del valioso triunfo ante la Azzurra en Verona, casi en la misma línea de Scelzo y Roncero entre los forwards y Felipe Contepomi entre los tres cuartos. Si bien es cierto que fue un partido que no tuvo el brillo de aquel extraordinario triunfo, cuatro meses atrás, ante Francia en Vélez, es necesario destacar que se trató del primer test de la gira ante un rival áspero que sabe complicarle las cosas a Los Pumas. Y ante ese panorama la experiencia cotiza en alto. No es un secreto argentino, ni mucho menos. Los principales equipos que compiten en las ligas europeas mantienen primeras líneas con mucha experiencia. Los mayores de 30 años son los más cotizados en esa posición, los más buscados. Entre ellos están Ledesma, Scelzo y Roncero una primera línea titular que se ha transformado en guía para el resto de Los Pumas.    

  

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni