sábado 09 de junio de 2012
 
 

Pensar nuestro rugby en tiempos de cambios

Un nuevo esquema de competencia podría implementarse a partir del año próximo. La UAR y la URBA intercambian ideas y buscan sponsor para financiar el Nacional de Clubes.La Columna de Claudio Leveroni para la edición de Tocata de este domingo.

 

La URBA viene manteniendo el actual sistema de competencias desde el año 2001, con 24 equipos en la máxima categoría que se dividen a mitad de año para dejar a 14 de ellos en la lucha por el título. Una modalidad que fue instalada hace 11 años después de transitar por otras que no conformaron a los clubes. Así se llegó al actual formato que, pese a sus detractores, logra sostener el equilibrio entre la necesidad de un torneo atractivo y, al mismo tiempo, le permite a muchos clubes que buscan mejorar su nivel de juego tener un período de competencia con los mejores de la temporada. Avanzar en otro esquema que no contemple a todos los clubes en igualdad de condiciones, que no tenga en cuenta un principio de solidaridad con los intereses de aquellos que trabajan para crecer, sería suicida para el rugby porteño. Esto no significa que el sistema no sea modificable. Por el contrario, para quienes se asumieron como dirigentes es una obligación pensar como continúa la evolución de nuestro deporte. Diseñar un sistema de competencias que contemple tanto los intereses de todas las instituciones que nutren la URBA, como los tiempos que corren con la inclusión del profesionalismo en nuestro rugby de elite y su efecto dominó en el torneo local. Once años atrás mandaban otras urgencias y el esquema por el que se optó sirvió para equilibrar el nivel de juego y acortar diferencias entre equipos. Diferencias que aún existen, pero no son tan notables como en aquel entonces. Un indicador, entre muchos otros, de este equilibrio que se ha logrado es que en la actualidad hay dos equipos recién ascendidos, Los Tilos y San Cirano, con muchas posibilidades de ingresar al Top 14. Acortadas estas diferencias quizás sea un buen momento para pensar en otro esquema que permita dar un paso hacia adelante en este proceso evolutivo de nuestro rugby. Por estos días la UAR y la URBA intercambian ideas para intentar unificar criterios para el armado de un calendario de competencias anuales que no genere cortocircuitos entre ambas uniones. El bosquejo sobre el que se trabaja contempla revitalizar el Nacional de Clubes colocándolo en el inicio de la temporada con la participación de 16 equipos, 8 de la URBA y 8 de las uniones del resto del país. Los clubes porteños quedarán clasificados de acuerdo a su ubicación en el Top 14 de la temporada anterior, y además mantendrán su lugar en ese torneo para el del año próximo, evitando su participación en la etapa clasificatoria en la URBA para que compitan con sus mejores jugadores en el campeonato nacional. Para que se ponga en funcionamiento este esquema es necesario encontrar sponsor que financien la movilidad y alojamiento de los planteles. En eso esta trabajando hoy la UAR. Si aparece él o los mecenas este esquema comenzaría a implementarse el año próximo. Esta novedad es un punto de coincidencia entre los dos sectores políticos que intentan armar una única lista para las elecciones que la unión porteña tendrá a fin de año cuando se renueve el 50% de su consejo, presidente incluido.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni