viernes 11 de mayo de 2012
 
 

Un banco de reservas que espera

No fue un buen torneo el de Pampas XV en Sudáfrica, sin embargo sus individualidades vuelven a mostrarse como un reaseguro para el recambio en los Pumas. La columna de Claudio Leveroni en la edición 207 de Tocata .

 
Por encima del resultado obtenido en Sudáfrica el segundo seleccionado nacional parece tener, una vez más, la llave para abrir la puerta que permita una salida a situaciones que se van presentando en los Pumas. Los Pampas XV culminaron su tercera participación en la Copa Vodacom sin más satisfacción que la de haber realizado una extensa concentración permitiéndole a varios de sus jugadores continuar con un proceso de consolidación en el terreno internacional. El rendimiento del equipo estuvo muy por debajo de lo que ofreció en el 2011 cuando, con un juego más sólido y dinámico, se coronó campeón invicto en este mismo torneo. Seguramente la dupla de entrenadores, Hourcade y Reggiardo, le podrá sacar mucho rédito a ésta experiencia para transferirla a las próximas competencias. Se apreció, por ejemplo, que faltó contundencia ofensiva, y hubo momentos con demasiados errores no forzados en el manejo de la pelota y en la toma de decisiones. Quizás lo último esté más ligado a la ausencia de liderazgos tanto en el juego como en la arenga. Se sintió la ausencia de un Creevy capaz de trasladar la pelota siempre dos metros más adelante.
Un año atrás fue tan extraordinaria la producción de los Pampas que Phelan supo utilizarla para resolver varias dudas que tenía en cuanto a los nombres que integrarían el plantel que participó en el mundial de Nueva Zelanda. Finalmente, fueron ocho los Pampas convocados, y varios se ganaron la titularidad en un seleccionado que trepó hasta los cuartos de final para caer, con absoluta dignidad, ante los All Blacks. Un panorama similar se repite este año. Los Pampas actuales, si bien no encontraron aquel juego que en el 2011 los llevó capturar su primer titulo internacional, vuelven a tener algunas respuestas para despejar incertidumbres en los Pumas que, en menos de un mes, recibirán a Italia y Francia.
Forzados
 por la realidad que atraviesan los dos nueve llevados al Mundial, los entrenadores argentinos podrán recurrir a  los contratados Martín Landajo y Tomás Cubelli que han tenido un muy buen rendimiento en Sudáfrica. La inactividad de Nicolás Vergallo, que ha jugado solo 10 minutos en un solo un partido este año en Toulouse (perdió el puesto ante el australiano Burgess), y el retiro anunciado de Alfredo Lallane, abre las posibilidades para que uno, o quizás los dos Pampas XV, se suban al andarivel Puma para los test de junio con muchas chances de llegar también a la Championship.
Varios Pampas más han mostrado que pueden dar el mismo salto. Su oportunidad dependerá de la estrategia que fijen quienes conducen la planificación de los Pumas. ¿Habrá un llamado amplio para los tres partidos de junio, o se irán incorporando poco a poco aquellos que son considerados titulares indiscutidos?. Mucho tendrá que ver para esta decisión las charlas individuales entre entrenadores y dirigidos. Ahí se sabrá cuanto pesa la saturación que puedan arrastrar por la dura exigencia de los torneos europeos. Con la mirada puesta en la Championship los Pumas no deberían otorgar demasiadas ventajas en su preparación. Todos los que estén posibles tendrían que integrar los planteles para enfrentar a Italia y Francia en San Juan, Córdoba y Tucumán. De todas formas bueno es saber que los espacios están cubiertos, un paso al costado por cualquiera de ellos representará un paso delante para un Pampa en espera.
   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni