sábado 29 de junio de 2013
 
 

Un llamado de atención

Se acrecentó la notable distancia que separa a Los Pumas de la segunda parte del año con el plantel que ha jugado los tres test de junio. Grietas que presenta el plan de trabajo de alto rendimiento. La columna de Claudio Leveroni en la edición 242 de Tocata.
 
Fue decepcionante el desempeño de los Pumas en sus tres primeros partidos del año.  Las dos derrotas ante Inglaterra y el esforzado triunfo ante los duros georgianos dejaron ver una realidad que contrasta con el lento pero siempre ascendente camino que el seleccionado nacional ha venido transitando en los últimos años. Resalta de manera notable la enorme distancia, tanto en el juego de equipo como en el rendimiento individual, que existe entre este plantel que asumió los compromisos de la primera ventana internacional y el que por estas horas afila su preparación en Pensacola con la mirada puesta en la Championship. Hay una brecha demasiado amplia entre uno y otro. Es tanta que, seguramente, obligará a replantear el esquema con el que se esta trabajando en la actualidad con los planteles de alto rendimiento. Se impone un golpe de timón que permita salir lo antes posibles de este mal momento que, medido por el ranking de la IRB, ha llevado al brusco descenso de Argentina pasando del séptimo al décimo lugar. Los Pumas mostraron debilidades estructurales en su juego que no pudieron modificar con el correr de los tres test. Notables imprecisiones en el line, falta de fortaleza en el scrum, y un extrañamente endeble sistema defensivo que, por su fortaleza, ha sido en los últimos años un sello distintivo argentino. Se careció de creatividad en los movimientos ofensivos y faltaron liderazgos. Fue un continuado de encuentros con características similares en los que no se pudo superar el rendimiento colectivo entre un partido y otro. Se hace difícil encontrar, mirando hacia atrás en el calendario Puma, una seguidilla igualmente pobre a la de este inicio de temporada. Para colmo los Jaguares, que podríamos definir como el tercer seleccionado nacional, no la pasó nada bien en Rumania en una nueva edición de la Copa de las Naciones. Perdió ante Italia B (26-6) y con los locales por un abultado 30-8. Cosechó solamente un triunfo, fue ante Rusia para dejar al combinado argentino tercero en este cuadrangular que organiza la IRB todos los años. Comparado con el 2012 tanto Pumas como Jaguares tuvieron este año un peor inicio de temporada. Doce meses atrás se obtenían triunfos ante Italia y Francia y una derrota con los Galos en lo que fue el partido más flojo de los tres test de los Pumas. En esos mismos días los Jaguares, en Bucarest, derrotaban a Portugal y Rusia, para perder por solo una diferencia de dos tantos (23-21) con Rumania. Un desacostumbrado retroceso se observa en el rendimiento de estos planteles entre una temporada y otra. Se trata del lote de jugadores que surgen como suplentes del habitualmente titular que es convocado en la segunda parte del año. Santiago Phelan, que por estos días sigue sin definir si continuará o no al frente de la conducción de Los Pumas, ha tomado nota de semejante bajón abriendo la puerta del seleccionado mayor a camadas juveniles. Sorprendió con la inclusión de dos pumitas en la lista de los 30 convocados para la Championship. El pilar mendocino, de Teqüe, Matías Díaz y el tercera línea, de Alumni, Pablo Matera que participaron hace pocas semanas del mundial M-20 en Francia. Un tercero, el santiagueño Facundo Isa, al concluir el mundial recibió una oferta casi tan tentadora como la de sus dos compañeros, fue contratado por Toulon para la próxima temporada. Los tres son parte de una generación que pone esperanza en el futuro de los Pumas.
   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni