La muerte de Nelson Mandela
viernes 06 de diciembre de 2013
 
 

Adiós a un gigante de la paz y la unión

Con la muerte de Nelson Mandela se fue un titán de la lucha por la igualadad y la unión, que utilizó al deporte como puente para construir lazos en su pueblo y en el mundo.

 
Aguarde un instante...

El último gran luchador falleció este  jueves a los 95 años. Una muerte esperada pero que no deja de ser dolorosa. Con la partida de Nelson Mandela nació un prócer, un emblema, un ser que supo luchar por la igualdad;  batalla que supo ganar en sus tierras y que tuvo como bastión principal al deporte porque consideraba que la pasión podía unificar, el rugby sin querer fue parte fundamental de esa lucha.

 

Luego de pasar 27 años en la prisión de Robben Island, Mandela recobró su libertad en 1990, 5 años después, en la Sudáfrica post apartheid, el destino hizo que el Mundial de Rugby llegara a sus tierras.

Por aquel entonces el rugby era un deporte exclusivo de los blancos y al que los negros no le daban importancia, incluso había hasta cierto desprecio. Francois Pienaar, capitán de los Springboks, fue quien, junto a sus compañeros, ayudó en esta cruzada a pedido del propio Mandela,  “¿Qué es lo que más les importa a los blancos? ¿Su religión? ¿Su Dios? Sí, pero también el rugby. A ver si somos capaces de utilizar esa pasión para unificar el país”, fue el mensaje de reflexión que había lanzado Madiba, como también se lo conocía, el mensaje caló hondo y el seleccionado sudafricano de rugby se puso al hombro la tarea ,y comenzó a trasmitir el masaje de unión recorriendo el país dictando clínicas que hacían énfasis en la unión y la camaradería que el Rugby tenia como premisa.

Costó pero el mensaje llegó, negros y blancos por igual compartieron los distintos escenarios de aquel mundial jugado en 1995. El 24 de junio fue el día que dejó una de las postales más importantes de la vida Mandela. Sudáfrica se impuso en la final ante Nueva Zelanda (15-12) y sin dudarlo el presidente sudafricano pidió la camiseta verde redefiniendo lo que ese color significaba (símbolo de la opresión blanca) hasta entonces. Ese día todo se unieron en un mismo festejo en el momento en el que Pienaar levantaba la Copa del Mundo con Mandela celebrando detrás.

 

El mundo, el deporte, el rugby perdió a un coloso, pero tendrá por siempre el legado que dejó, -"La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que él considera como su deber para con su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que he hecho ese esfuerzo y que, por lo tanto, dormiré por toda la eternidad"-, Nelson Mandela.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Internacionales