sábado 13 de julio de 2013
 
 

Periodista independiente

En 1982, transitando a contramano de las recomendaciones de Naciones Unidas que castigaba al régimen racista que gobernaba Sudáfrica por legalizar la discriminación contra la mayoritaria raza negra a través del apartheid, la UAR aceptó que una delegación argentina bajo la denominación Sudamérica XV compita con los Springboks. Con Mandela preso la dictadura sudafricana intentó limpiar su imagen utilizando aquel encuentro.
 
El gobierno, que impedía las libertades mínimas a la mayoritaria raza negra, para congraciarse con la prensa argentina invitó, con pasajes y estadía sin cargo, a ocho periodistas deportivos de nuestro país. El joven Ezequiel Fernández Moores fue el único que rechazo la tentadora oferta colocando por delante sus ideales y convicciones.
   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Ultimo