Opinión
viernes 06 de septiembre de 2019
 
 

¿Hacia qué rugby vamos?

Ledesma incluyó ocho pilares con tres hookers para Japón. La cifras se repite en varios seleccionados más. Una novedad que marca tendencia.

 
Aguarde un instante...

La evolución en nuestro juego es tan dinámica como sorprendente con el paso del tiempo. La ovalada se ha ido adaptando a cambios de reglas y sistemas buscando ser más atractivo para quienes lo juegan. A partir del profesionalismo incorporó también en ese beneficio visual a los espectadores. Pocos deportes han modificado tantas veces sus reglas como lo ha hecho el rugby. Es posible que estemos atravesando una época que lo redireccionará hacia nuevos rumbos. Algunos indicios entrega la previa de la Copa del Mundo.

 

Hace pocos días Mario Ledesma nos sorprendía con una cantidad de primeras líneas superior a lo habitual para una convocatoria Puma en mundiales. Nominó a ocho, tres de ellos hooker. A este cronista le pareció una cifra exagerada, o quizás previendo que la recuperación de Creevy, en relación a la lesión que sufrió en uno de sus hombros, arrastraba ciertas dudas. Todo indica que las exigencias del rugby de estos tiempos están llevando a un acelerado desgaste de los forwards más fortachones, haciendo necesario regular con mayor precisión sus minutos en el campo de juego. La novedad de Ledesma atravesó las fronteras argentinas ya que, a medida que se fueron conociendo los planteles de los distintos seleccionados que irán a Japón, se repite la misma consigna en la mayoría de ellos. Los All Blacks también llevarán ocho primeras líneas que incluyen a dos experimentados hooker, Dane Coles (32 años y 64 test) y Codie Taylor (28 y 44), y otro más novato Liam Coltman (29 y 5). La sorpresa para los fanáticos neozelandeses fue que Steve Hansen dejó de lado al delantero más experimentado de todos, Owen Franks (31 y 108), priorizando pilares con más movilidad, aunque no tengan tanta experiencia, según manifestó el propio entrenador del tricampeón mundial. Por su lado, Michel Cheika también nominó a ocho primeras líneas entre sus 31 Wallabies, y se inclinó por tres hookers, Folau Fainga'a (24 y 11), Tolu Latu (26 y 15) y Jordan Uelese (22 y 3). Esta cifra de pilares y hookers que de antemano parecía exagerada se repite en varios seleccionados más que estarán en Japón. Representa una novedad que anticipa una tendencia hacia el rugby que vamos. Claro que, podría no ser el que más queremos, aunque esto requeriría para confirmarlo de una compulsa que supera a este escriba.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni