Opinion
viernes 20 de agosto de 2021
 
 

Con la incertidumbre de como continuará el 4N

El sello característico y angustiante de estos tiempos estampó cambios en el andar de la Championship. Era de esperar.

 
Aguarde un instante...

La pandemia tiene su frecuencia ondular en todo el mundo desde hace un año y medio, obligando a las naciones a asumir modalidades de cuarentena que se van adaptando a las circunstancias marcadas por niveles de contagios del maldito virus que nos viene sobrevolando todo este tiempo.

 

Bajo estas consideraciones, que incluyen la novedad anunciada en un confuso comunicado por New Zealand Rugby respecto a la suspensión de partidos ante Sudáfrica y Australia, Los Pumas afrontan la segunda fecha del torneo sin saber aún donde continuará el mismo.

 

Las restricciones vigentes, tanto en Nueva Zelanda como en Australia, impiden que continúe el desarrollo normal del Cuatro Naciones. Ponerle freno a la Championship a poco de haber comenzado no parece ser una opción aceptable para los organizadores, tampoco para algunas de las naciones participantes.

 

Sudáfrica, a través de su CEO Jurie Roux, levantó la mano con rapidez ofreciendo sedes para que se desarrolle en su país la totalidad de las fechas pendientes. Desde el viejo continente también aparecieron ofrecimientos. Hubo celeridad para intercambiar ideas, algunas proponían concentrar todo en Londres, otras plantean utilizar al menos tres sedes, París, Cardiff y la capital inglesa.

 

Los australianos dejaron ver la posibilidad de utilizar solo una ciudad, Queensland, para desarrollar partidos. Prometieron hacer una propuesta más formal en las próximas horas. El ofrecimiento no genera demasiadas expectativas, aún no tienen la aprobación del gobierno nacional para esa movida. Pocos creen que eso sea posible dado las características duras que han mantenido las autoridades australianas durante este año y medio para acorralar la expansión de la pandemia.

 

Todo indica que el torneo continuará su camino, aunque aún sin definir aún por donde lo hará. Es una mueca del destino que nos alerta, ya nada será igual a antes de la aparición del Covid.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 

La última Tocata Digital

Leela aqui

 

Otras de Columna de Claudio Leveroni