Opinión
domingo 29 de noviembre de 2020
 
 

Débito de Los Pumas y la UAR

La demostración de los Pumas por la muerte de Diego Maradona, en ocasión del test ante los All Blacks, resultó insignificante. 

 
Aguarde un instante...

Por Claudio Leveroni

 

La demostración de los Pumas por la muerte de Diego Maradona, en ocasión del test ante los All Blacks, resultó insignificante. No estuvo a la altura de las dolorosas circunstancias que envuelven a un país que transita por un duelo nacional por tres jornadas. El brazalete negro que vistieron los jugadores argentinos quedó definitivamente disminuido ante el respetuoso gesto del combinado maorí posando sobre el césped una camiseta negra estampada con el 10 y Maradona. Después, le dedicaron una versión de la tradicional danza guerrera que los neozelandeses realizan como hito tradicional desde hace más de 100 años antes de cada partido. Ese pasaje previo al inicio del encuentro jugado en Australia sorprendió a Los Pumas. La mirada del capitán Pablo Matera pareció resumir el sentir de todo el grupo. Un país sin historia en el fútbol, pero con enorme bagaje de amor por sus tradiciones, expresaba con imaginación y nobleza su sentimiento por la pérdida de un gran deportista de otro país. Lo hacía mostrando más intensidad que los propios argentinos.

 

La indiferencia mostrada por los dirigentes de la UAR, y no advertida por los integrantes de la selección nacional, parece reforzar la distancia que un sector de nuestro Rugby quiere mantener respecto de cuestiones populares. Temen que el rugby sea desbordado por multitudes de todos los sectores sociales y eso afecte la sólida estructura de valores que difunde el mundo ovalado. Abonan la idea de mantener distancia social.

 

Hay muchos antecedentes en la historia de la UAR que se caminan en la misma dirección. Algunos fueron mucho más graves que desentenderse de un sentido homenaje a Maradona. En 1982 la UAR avaló la presentación de un seleccionado propio al que le incluyó un par de jugadores invitados de países limítrofes. Bajo la denominación Sudamérica XV jugaron y vencieron a los Springboks en su tierra. En esos años existía un boicot deportivo, impulsado por Naciones Unidas, contra Sudáfrica por mantener la ley del apartheid que avalaba la segregación racial en ese país. Los dirigentes de aquella UAR burlaron la determinación internacional y realizaron la gira. Fueron más lejos aún. Sostuvieron en el tiempo el triunfo como parte de las estadísticas oficiales de Los Pumas ante Sudáfrica. Tuvieron que pasar veinte años y reiteradas quejas desde distintos ámbitos (la de éste cronista incluida en varios artículos) para que finalmente la UAR sacara aquel encuentro de la estadística oficial.

 

La UAR, que ha sido también protagonista de grandes cambios positivos en los últimos años favoreciendo el crecimiento competitivo del rugby argentino, debería revisar estas reacciones que se contraponen con un sentir popular. El rugby acuna valores profundamente solidarios que deben ser reflejados en determinaciones tan sensibles como el homenaje a un extraordinario deportista como ha sido Diego Maradona.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni