Opinión
viernes 05 de noviembre de 2021
 
 

El destino de Los Pumas y una tradición

Los tres test de noviembre con un distintivo muy particular.

 
Aguarde un instante...

No es una ventana internacional más la que comienzan este sábado Los Pumas en París. Los tres encuentros que afrontará nuestro seleccionado serán determinantes para saber si estamos ante un proceso que fue capaz de revertir su muy mal andar en la temporada, o si tendrá la necesidad de realizar profundos cambios que la encaminen hacia mejores rumbos.

 

El murmullo cuestionador se escucha en todos los clubes durante las últimas tertulias sabatinas. La baja performance del equipo y, en particular, el encuadre que le ha dado Mario Ledesma bordeando el destrato con varios jugadores, son el centro de los cuestionamientos. Se multiplicarán si el rendimiento de noviembre es tan pobre como los meses anteriores.

 

En los pasillos de la UAR también se habla del tema. Se percibe un clima tenso cuando se lo aborda. El deseo generalizado es que Los Pumas disputen tres grandes encuentros con buen desempeño y, al menos, un par de triunfos. Si resulta así, las críticas se disiparán para encaminarse definitivamente en la recta final que tiene como objetivo el mundial de Francia que comenzará en 22 meses.

 

¿Qué sucederá si los 240 minutos que acumulan los tres test terminan dejando un balance desfavorable para Los Pumas? Es la pregunta más incómoda por estas horas para quienes tienen responsabilidades institucionales en los destinos del rugby argentino.

 

Hay antecedentes de renuncias prematuras en la conducción del seleccionado, Daniel Hourcade y Santiago Phelan. Se entremezclan en estos dos alejamientos motivos distintos. Acaso, es posible analizar que los rendimientos de aquellos seleccionados no fueron tan bajos en comparación con la versión 2021. Es todo muy subjetivo. Lo cierto, es que ambos entrenadores no dejaron que la crisis desbordara en magnitud. Colocaron la historia y jerarquía ganada en décadas por Los Pumas por encima de su situación personal.

 

La UAR nunca despidió a un entrenador. No está en su ADN. En la era profesional ha mantenido criteriosamente los contratos firmados con cada uno de ellos. Casi nadie, este cronista también, avizora se rompa esa tradición.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 

La última Tocata Digital

Leela aqui