Opinión
viernes 12 de noviembre de 2021
 
 

Esperando el amanecer de Los Pumas

Italia es el rival de este sábado, pero hay otro desafío más complejo.

 
Aguarde un instante...

Esta vez el test con Italia tiene para Los Pumas un condimento especial que no está ligado a la historia misma que arrastra la serie de encuentros disputados contra la azzurra. En esta ocasión hay un tema propio, relacionado a nuestro seleccionado y el encadenamiento de derrotas y bajos rendimientos que apila en la temporada.

 

Siete caídas (consecutivas), dos triunfos y un empate es la pobre cosecha del año. El rendimiento colectivo 2021 fue de mayor a menor. Dejó entre medio algunos momentos de buen juego. La decepción ha sido una sensación recurrente en casi todo este recorrido. Solo los test ante Gales (33-11 y 20-20), jugados en julio, dejaron un saldo más amigable con lo que se espera de este plantel que, tras el tsunami que representó la pandemia, se encuentra distribuido en varias regiones del planeta. Esa descentralización fue la primera justificación, entendible, que se expresó para explicar el bajo rendimiento en aquel primer choque internacional que concluyó con un ajustado triunfo (24-17) ante Rumania.

 

La serie jugada en la Championship fue desastrosa. La peor performance, en juego y puntos obtenidos, en las 10 temporadas que llevan Los Pumas participando de este torneo. El sábado último Francia clavó otra advertencia (20-29) sobre el andar del seleccionado argentino. Apenas se vio una ráfaga de muy buenas individualidades en los primeros 20 minutos. Después, la desorganización se adueñó del esquema de juego argentino. Volvió a fracasar el scrum en un momento decisivo del encuentro. Una formación que se espera funcione a la perfección por calidad de jugadores y un entrenador especializado en la técnica del empuje.

 

¿Por dónde buscar la explicación de un rendimiento tan bajo de Los Pumas? Comparando el plantel actual con el de temporadas anteriores se puede observar una enorme ventaja del presente. Ledesma cuenta con varios jugadores de jerarquía internacional por puesto. No es algo que haya sucedido antes. La oferta es envidiable. Este cronista le propone al lector jugar al seleccionado propio. Elegir un puesto, imaginar candidatos para ocuparlo. Aparecerán como opciones tres o cuatro apellidos con el mismo nivel de juego para las 15 ubicaciones. Varios no están siendo tenidos en cuenta por el cuerpo técnico nacional. Visto así, con semejante posibilidad de elección para el armado de equipo, es más fácil comprender donde se encuentra el inconveniente.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 

La última Tocata Digital

Leela aqui