Opinión
viernes 10 de noviembre de 2017
 
 

No es un sábado más

La final del Top 12 en el mismo día que Los Pumas rinden examen en Londres.

 
Aguarde un instante...

Un sábado de súper acción para el rugby argentino. Los Pumas inician en Londres su gira europea, y en el corazón histórico de San Isidro Hindú y Alumni protagonizan la final del torneo de clubes de rugby más importante de América. Una jornada con doble atracción que dejará mucho material para el análisis.

El plantel que conduce Hourcade comienza el periplo con el rival más complicado de los tres previstos (Italia e Irlanda los otros dos). Lo hace sabiendo que arrastra la responsabilidad de mejorar su performance en una temporada que ha sido muy floja. Tanto lo fue que al final de la misma, en la UAR, se evaluará la posibilidad de cambios en la conducción técnica. Hourcade, que tiene contrato hasta el mes próximo, mantuvo la base del plantel que lo acompañó en la Championship, solo incorporó tres novatos entre los convocados (Bautista Ezcurra, Sebastián Cancelliere y Rodrigo Bruni). En la antesala del año previo al mundial en Japón es de esperar que el seleccionado retome el rumbo hacia su identidad de juego.

Con el resultado de Londres puesto, los habituales degustadores del rugby bonaerense colmarán las tribunas del CASI para presenciar el capítulo final del Top 12. Una fiesta que enorgullece particularmente. No es frecuente que 10 mil personas se reúnan, mezclando pasiones para dirimir un título deportivo, sin necesidad de custodia policial. La autorregulación de la conducta individual y colectiva es otro enorme valor formativo que fomenta exitosamente el rugby. Vale la aclaración. No es que alrededor de la ovalada se reúnen mejores personas que en otras disciplinas deportivas. Es la cultura y los valores que promueve el rugby lo que condiciona este comportamiento. La conducta social de esos 10 mil aficionados que hoy presencian la final del Top 12, puede ser muy diferente en otro contexto. Una prueba de esto es lo que ha sucedido con tres jugadores de Monte Grande que el último sábado trompearon, hasta dejarlo internado, a un custodio del Shopping Las Toscas.

El mega evento de las finales, que la URBA organiza desde 1998, son una muestra que el rugby aplica, puertas adentro, con éxito valores de igualdad, solidaridad y respeto por el otro. Que muchos rugbiers no trasladen estos mismos valores fuera del ámbito ovalado no es responsabilidad del rugby.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni