Opinión
viernes 27 de agosto de 2021
 
 

Nuevos horizontes

El rugby argentino tras la incertidumbre que dejó la pandemia.

 
Aguarde un instante...

La UAR busca un destino cierto para el rugby de elite de nuestro país. La pandemia arrasó como un tsunami lo realizado con paciencia y mucho esfuerzo en los últimos años. Centros de alto rendimiento, detección temprana de talentos, preparación para la alta competencia, una extensa red de profesionales atendiendo en diferentes áreas la necesidad de fortalecer un esquema de organización que dio buenos resultados reflejados en un extenso plantel de jugadores que han poblado seleccionados varios. La actualidad los muestra ahora desperdigados, nutriendo equipos en otras naciones.

 

Los Pumas retrocedieron a un esquema de trabajo similar al de quince años atrás. Claramente es el seleccionado más perjudicado en comparación con sus iguales. Australia y Nueva Zelanda armaron competencias propias, incluyendo un Súper Rugby entre ambos que permite mantener algunas de sus franquicias. Sudáfrica, que ya tiene un torneo interno de muy buen nivel competitivo, entrelaza intereses con las naciones del viejo continente. Allí el Seis Naciones sigue tan vigente como si nada hubiese sucedido en el mundo en este último año y medio.

 

Bajo este panorama el rugby argentino intenta sobrevivir. En la UAR hablan de fortalecer la Superliga Americana (SLAR) con franquicias de Estados Unidos y Canadá. No será sencillo, el norte tiene armado su esquema de competencia propio y no sobran dividendos para financiar la aventura. USA Rugby se declaró en bancarrota en abril del año pasado después de arrastrar una desastrosa organización del mundial de seven (San Francisco 2018) dejando sospechosas pérdidas millonarias. Así y todo, voceros de la UAR le comentaron a este cronista que “la salida es por ahí”. Rearmar Los Jaguares como red de primera contención insertados en una competencia regional con mayor jerarquía.

 

La pandemia también nos privó a los argentinos ver en 2020 y 2021 a Los Pumas en el país. Marcelo Rodríguez aseguró que para el año próximo el seleccionado volverá a competir en tierra propia. Era lógico suponerlo, resulta un bálsamo escucharlo. Mientras tanto habrá que cruzar los dedos para que la pandemia se aleje definitivamente. Todos debemos hacer un esfuerzo para que eso ocurra. En Buenos Aires estamos en falta. La URBA dio a conocer un duro comunicado días atrás relacionado con la falta de cuidados que hubo en las canchas el último fin de semana. Amontonamientos innecesarios, ingresos de espectadores visitantes (solo los socios de los locales pueden hacerlo) y ese fastidioso “chapeo” en la entrada de los clubes por quienes creen estar más empoderados que el resto para quebrar la normativa en el cuidado sanitario.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 

La última Tocata Digital

Leela aqui

 

Otras de Columna de Claudio Leveroni