Opinión
viernes 29 de octubre de 2021
 
 

Se abre una ventana que quizás cierre una puerta

Los Pumas ante tres desafíos: Francia, Italia e Irlanda.

 
Aguarde un instante...

 

Por Claudio Leveroni

 

La ventana de noviembre se pone en marcha este fin de semana para el planeta ovalado. Entre ríos de cerveza compartida por los fanáticos locales, Cardiff será el escenario central para la presentación de los All Blacks. Hace 63 años que no pierden con Gales. La última vez fue en 1953 (13-8), desde entonces, los Dragones Rojos nunca pudieron doblegar a los mejores del mundo.

 

El turno de Los Pumas para el inicio de las competencias en esta época del año está reservado para el sábado 6 ante el entusiasmado Francia, que apunta todos sus cañones a la organización de su mundial en 2023. Ese primer test, de una ventana que se completará más tarde con Italia e Irlanda, tendrá el mismo escenario donde alcanzaron la gloria en 2007. En el Stade de France Argentina derrotó en dos oportunidades al combinado local para concluir en el tercer puesto de aquel maravilloso mundial. Esos Pumas, entrenados por Marcelo Loffreda, protagonizaron una extraordinaria etapa que quedará definitivamente grabada en la retina de quienes tuvimos el privilegio de palparla en el lugar de los hechos.

 

A pocos días de subirse al avión para encarar este nuevo periplo, Ledesma se vio forzado a realizar cuatro modificaciones al plantel convocado en su primera lista. Tuvo que dar de baja, por molestias o lesiones musculares, a Juan Cruz Mallía, Matías Alemanno, Facundo Gigena y Rodrigo Bruni. En su lugar quedaron Santiago Cordero, Lucas Paulos, Joaquín Oviedo y Rodrigo Martínez.  El entrenador explicó, en la conferencia de prensa del último miércoles, que el grupo lleva 17 lesionados en este tramo del año. Acaso sea una demostración de la calidad de jugadores que tiene el rugby de elite argentino en estos días, permitiendo reemplazos con el mismo nivel para esta máxima exigencia.

 

Los Pumas atraviesan su peor temporada en los últimos años, protagonizaron el recorrido más pobre desde que participan en la Championship. No solo por derrotas se mide el rendimiento. Su performance viene en caída libre, va de mal en peor. El staff no niega la situación. En la charla con periodistas lo reconocieron. Recostaron buena parte de la responsabilidad en los avatares de la pandemia, la dispersión de jugadores y la falta de competencia dentro del país. Cuestiones a atender, aunque algo magnificadas en la comprensión de este cronista.

 

En relación a la exagerada rotación de jugadores Ledesma explicó que es una decisión del staff dejar a un jugador en su club, donde tiene más posibilidades de jugar, antes de convocarlo para una gira donde “será una opción que no vas a utilizar”.

 

El entrecomillado refiere a subrayar lo textual de Ledesma porque sorprende saber que se incorpora a jugadores en una convocatoria Puma a sabiendas que no serán tenidos en cuenta. Algo que ha sucedido, lo extraño es saber que exista premeditación. Acaso, la reflexión del entrenador principal fue un desliz no compartido por quienes estaban en esa misma mesa y no se expresaron, al menos en el volumen que lo hizo Ledesma.

 

No fue el único asterisco de atención para el entrenador en esa exposición. Asumiendo que Los Pumas no están trayendo buenas noticias para los argentinos fanáticos del rugby, reflexionó: “Hemos tenido malas noticias para el país, es hora que empiecen a aparecer las buenas noticias para todos, esperemos que el 14 también traiga buenas noticias” (sic). Hubo una fugaz apertura explosiva de los ojos de Loffreda, como sutil señal de sorpresa. 

 

Elecciones nacionales aparte, Los Pumas se encaminan hacia los tres últimos compromisos de la temporada. Si la performance no supera lo realizado este año, posiblemente se tengan que tomar determinaciones más relevantes que permitan cambiar el declinante rumbo de nuestro seleccionado.

 

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 

La última Tocata Digital

Leela aqui