Opinión
viernes 03 de agosto de 2018
 
 

Un entrenador para estos tiempos

Precisiones de Mario Ledesma sobre lo inmediato para Los Pumas y sus ideas a más largo plazo.

 
Aguarde un instante...

La presentación de Mario Ledesma como nuevo entrenador de Los Pumas, realizada el último miércoles en las oficinas de la UAR, terminó siendo una exposición tan distendida como nutritiva para el pensamiento de los presentes. Para este cronista ha sido un momento pleno, capturando conocimientos desplegados por quien no parece tener solo como meta mejorar el juego del seleccionado nacional. En el horizonte de sus conceptos se observan objetivos con un alcance mayor al de un resultado deportivo.

En el terreno estrictamente informativo Ledesma dejó precisiones como que su contrato tiene una vigencia de cuatro años, confirmó a Agustín Creevy como capitán, adelantó que solicitará el permiso para convocar pilares que están jugando en Europa (sin dar sus nombres), confirmó que Nicolás Sánchez estará en la Championship y su suplente será Joaquín Díaz Bonilla.

Mucho más valioso, por su riqueza conceptual, fue lo que expuso como pensamiento propio en la interpretación del rugby como parte del conjunto social y, también, en el abordaje estrictamente técnico del juego. Dos facetas que se encargó de diferenciar muy bien en la reunión con los periodistas.

En su introducción Ledesma puso el listón bien alto al definir al rugby como un aporte cultural al país, habló de valores sin melonearse en ellos. Haciendo lectura de los tiempos que corren asumió que su nueva función representa un desafío a la responsabilidad de hacerse cargo de las cosas, y no estar siempre echando culpas hacia atrás. Más aún, reconoció como un valor que hereda de la gestión Hourcade la vocación ofensiva, la de querer atacar siempre, que tiene el equipo.

En cuanto a la calidad de juego Ledesma resaltó que la excelencia no está en el resultado sino en el proceso que como consecuencia te lleva a buenos resultados. En línea con este pensamiento planteó, entre otras cosas, la necesidad de unificar criterios en los jugadores. Desde cuestiones básicas como la forma de pasar la pelota y desarrollar destrezas personales, hasta la lectura de cuando es conveniente utilizar el pie.  

Ledesma cree en la necesidad de poner el esfuerzo en fortalecer un sistema de preparación que no invada la capacidad creativa del jugador.

Reivindicó la defensa como la mejor herramienta de ataque y aseguró que el Súper Rugby es un torneo más exigente que otras competencias.

   
 
 

Compartí