Opinión
viernes 12 de julio de 2019
 
 

Un rugby que crece y contiene

Argentina es capaz de formar equipos que llegan a una final del Súper Rugby y retener a sus jugadores.

 
Aguarde un instante...

Detrás de la extraordinaria performance de Los Jaguares en el Súper Rugby, y del entusiasmo que nos invade por haber tenido a nuestro combinado en la final, podemos encontrar elementos que resultan aún más gratificantes que llegar al último peldaño de este torneo. El planeta ovalado transita por un andarivel profesional con contratos cada vez más voluminosos. Tentadoras propuestas capaces de atraer a las principales figuras mundiales a un circuito que hace centro en los dos torneos principales de Europa. Francia e Inglaterra son una verdadera aspiradora de los más destacados rugbiers de todo el mundo. En este contexto no deja de sorprender que, del acotado plantel de Jaguares que participó en esta exitosa temporada, tan solo tres (Matera, Lavanini y Landajo) estarán ausentes el año próximo.

 

Este cronista descarta que casi todos los Jaguares han recibido ofrecimientos. Por distintos motivos optaron quedarse dentro de la estructura UAR. Esto habla bien de las políticas de contención pergeñadas en las oficinas de Martinez. Posiblemente la determinación de los jugadores no sea solo una cuestión de dinero. Pocos hoy pueden asegurar que mantendrán la titularidad en Los Pumas jugando en el extranjero. La lista final para la próxima copa del mundo será un ejemplo. El plantel argentino tendrá, entre los 31 que convocará Ledesma, tres o cuatro con recorrido actual en Europa. La previa ya conocida es un anticipo de esto, y no resulta ser capricho ni castigo para quienes deciden instalarse en el viejo continente. El recambio de jugadores en todos los puestos está teniendo una dinámica sorprendente. Los “carasucia” que vienen por detrás instalan una saludable presión. Debutantes de este año como Mayco Vivas, Santiago Carreras, Lucas Paulos y Domingo Miotti son una muestra de la velocidad y calidad que tiene el recambio en el rugby argentino de alta competencia. De mantenerse esta tendencia, con surgimiento y contención de jugadores, la convocatoria de quienes emigren seguirá reduciendo en los años futuros. Visto así también hay una característica que Los Pumas pueden mostrar con orgullo. Es el único seleccionado del Tier 1 que presenta jugadores nativos, sin forzar nacionalizados para que se pongan la celeste y blanca.

   
 
 

Compartí

 
 
 
 
 
 

Otras de Columna de Claudio Leveroni