Opinión
viernes 26 de octubre de 2018
 
 

Una apuesta fuerte y con riesgos

El cambio de capitán en Los Pumas sorprendió a todos y pone dudas sobre el futuro de Creevy.

 
Aguarde un instante...

Fue sorpresa, sin duda. Para el ambiente ovalado el desplazamiento de Creevy como capitán de Los Pumas fue una noticia no esperada, repentina. Posiblemente debamos encuadrar la determinación de Mario Ledesma como una metodología entendible para un entrenador de un equipo profesional que necesita encuadrar cambios con relativa urgencia. Japón 2019 está muy cerca y es el objetivo central. Desde una concepción más clásica y amateur, un cambio así que deja en el camino a quien más veces tuvo la capitanía en la historia de los Pumas, no habría tenido sentido.

Entre elogios merecidos para quien sale y quien ingresa Ledesma dio sus explicaciones a media semana. Es necesario interpretarlo. Explicó que junto al staff de entrenadores hicieron una evaluación sobre quien puede representar, dentro de la cancha, que equipo quieren ser y donde pretenden ir. Bajo esa consigna y con la oferta de liderazgo que presenta el plantel, Matera fue el indicado. La decisión conlleva riesgos. Para Creevy es un golpe emocional que puede representar un cambio en su futuro inmediato. Es uno de los ocho Pumas que aún no renovó su contrato con la UAR. El actual tiene vencimiento en diciembre y ha recibido tentadoras ofertas de Francia e Inglaterra. No es extraño, se trata de uno de los mejores del mundo en su puesto. Con 33 años posiblemente esté evaluando agregarle valor al último tramo de su carrera profesional.

Hay observaciones, relacionadas a la convivencia más íntima del plantel, que están reservadas para quienes lo integran o rodean de forma muy cercana. No están al alcance de la mirada periodística. Inútil insistir en encontrar elementos que puedan demostrar, ante los ojos de este cronista, que Matera puede ejercer en el grupo un mejor liderazgo que Creevy. Desde esa lejanía parece ser un cambio de extrema finitud. Son tiempos de escases general en materia de liderazgos. El rugby no es la excepción, Los Pumas tampoco. Por su personalidad Ledesma podría haber sido capitán de Los Pumas, no lo fue porque había varios integrantes con perfil similar. Hoy ejerce un liderazgo desde su rol como entrenador. Lo hace muy bien y ha sido determinante para el cambio de actitud del plantel en esta temporada. Ahora, hizo una apuesta muy fuerte, quizás influenciado por el rendimiento del equipo en el segundo tiempo ante Australia, cuando faltó personalidad para mantener el plan de juego y la diferencia de puntos a favor que había dejado el primer tiempo. 

   
 
 

Compartí