sábado 12 de marzo de 2011
 
 

El Primer ministro neozelandés afirmó que se siente seguro en Christchurch

Los comentarios de John Key se producen en un momento en el que los comentarios de los medios de comunicación hacen hincapié en que Christchurch no puede recibir duelos del Mundial de rugby, según los términos del especialista británico, Peter Bills.

 


El primer ministro neozelandés, John Key, negó este viernes que haya riesgos de que se produzcan nuevos terremotos en Christchurch, y descartó que sea arriesgado que esa ciudad reciba partidos del Mundial de rugby, este año. "Voy allí regularmente y no me siento inseguro", afirmó añadiendo que no recibió ninguna información que sugiera que otro terremoto pueda producirse en Christchurch, que sufrió un sismo de magnitud 6,3 el pasado 22 de febrero, y que dejó un saldo de 200 muertos.

Key apuntó que se siente seguro en la ciudad en la que creció, y que tiene previsto acoger duelos del Mundial, en total siete partidos, incluidos dos de cuartos de final del torneo, que tendrá lugar del 9 de septiembre al 23 de octubre.

En el sismo de febrero el estadio de la ciudad sufrió daños, al igual que numerosos hoteles e infraestructuras de la ciudad, aunque, según Key, es pronto para saber si Christchurch puede recibir el Mundial.

El jefe del Gobierno neozelandés ha defendido que se disputen los partidos tal y como está previsto, algo que simbolizaría la recuperación de la ciudad, pero también indicó que la IRB tiene la última palabra en la materia.

"Preferiría gestionar sabiendo los hechos" relativos a los daños sufridos en el sismo, dijo. "Los conoceremos cuando tengamos la oportunidad de ver si el estadio puede reconstruirse a tiempo, si hay suficiente alojamiento y si hay bastantes infraestructuras", adujo Key.

Los comentarios de Key se producen en un momento en el que los comentarios de los medios de comunicación hacen hincapié en que la "cruda" realidad es que Christchurch no puede recibir duelos del Mundial de rugby, según los términos del especialista británico, Peter Bills.

Según él, incluso si las infraestructuras quedan reparadas, la IRB no puede acordar jugar partidos en una ciudad golpeada por un terremoto y que puede sufrir más sismos.

El jueves, Primer ministro neozelandés, visitó el AMI Stadium, que está cerrado hasta el próximo 15 de marzo, momento en el que se revelarán los resultados de los estudios de los daños que se realizan, y describió el terreno de juego como un "completo desastre".

 

 

   
 
 

Compartí