viernes 16 de septiembre de 2011
 
 

La IRB en deuda

Con cada edición que va pasando se acentúa una tendencia: la cobertura periodística del mundial esta reservada tan solo para los grandes multimedios internacionales, pese a que la gran mayoría de periodistas acreditados corresponden a diarios, revistas, radios y sitios web especializados de menor envergadura.

 

El comentario viene a cuenta por condiciones que hay que afrontar. Tener señal de Internet dentro de un estadio para quien esta acreditado puede costar entre 250 y 300 dólares (el mismo servicio cuesta 5 dólares la hora en un ciber afuera del estadio).Pero, las restricciones son mayores cuando se trata de trabajar. No se puede filmar ni utilizar celulares en la zona de prensa ni tampoco en la mixta por donde pasan los jugadores después del partido, inclusive se contrato a un ex¬-periodista argentino para que vigile a sus compatriotas en el cumplimento de éstas normas. Esto no va en detrimento de la espontánea amabilidad con la que somos recibidos por los centenares de voluntarios neocelandeses que tiene el torneo.


   
 
 

Compartí