jueves 22 de septiembre de 2011
 
 

Los Springboks aseguraron su clasificación

Con doce tries, Sudáfrica apabulló a Namibia por 87 a 0 en el North Harbour Stadium en lo que fue su tercera presentación  mundialista por el Grupo D. 

 

Sorprendió Namibia en los primeros minutos con un juego desenfadado y atrevido, jugándole de igual a igual al defensor de la Copa William Webb Ellis. Pero los Springboks marcaron terreno complicando a sus rivales en el primer scrum, que derivó en un penal que anotó Morné Steyn.

Los Welwitschias no se amedrentaron y volvieron a la carga, pero el entusiasmo no alcanzó para penetrar la sólida defensa plantada por el rival. Cerca de mitad de cancha, Namibia perdió inocentemente la pelota y la contra fue letal. Fue Gio Aplon el que capitalizó el error y se zambulló en el ingoal para marcar el primer try de la noche, en una clara muestra de oficio y contundencia al servicio del equipo.

A partir de allí, los sudafricanos se afincaron en terreno namibio aunque en algunas jugadas mostraron ciertas imprecisiones. Los dirigidos por Johan Diergaardt aguantaron los embates con mucho coraje y tras los errores de manejo sudafricanos, apostaron a alguna contra. El tercera línea de Namibia, Tinus Du Plessis, de gran trabajo, capturó una bola en lo alto y comandó un ataque que encendió una llama de esperanza.

Pero nuevamente, después de una pelota recuperada, los de Peter De Villiers lograron su segunda conquista. La ovalada voló ahora a la punta izquierda y Bryan Habana, a puro desborde, estiró las ventajas. Minutos más tarde, volvieron a marcar ya que después de varios scrums a cinco yardas, el árbitro irlandés, George Clancy, decretó try penal.

En los últimos minutos, Namibia empezó a mover la pelota jugando de todos lados pero sufrió con los ofensivos y efectivos tackles del contrincante. Antes del final, se cortó Francois Steyn y jugando dentro de la marca, le sirvió el cuarto try a Jaque Fourie que dejó el 31-0 parcial y la obtención del punto bonus.

Sudáfrica mantuvo el ritmo en el complemento y con solvencia se adelantó en el campo. Namibia padeció del desgaste físico realizado en la primera parte y dejó muchos huecos en su defensa. Si no era con los forwards, el desequilibrio lo ejercían los backs con una tarea sobresaliente de Francois Steyn.

Una lluvia de cambios inundó el campo de juego, pero por diferentes motivos para uno y otro equipo. Los Welwitschias, para renovar las energías; los Springboks, para darle minutos a los jugadores con menos rodaje.

De la mano de un inquieto y majestuoso Francois Hougaard, llegaron los tries de F. Steyn, M. Steyn y Juan de Jongh para seguir decorando un excelente trabajo por parte de los Boks. El desconcierto se apoderó de un equipo namibio que no podía resistir cada arremetida del rival. Solamente se podría destacar alguna contra desde el fondo del fullback, Chrysander Botha, quien al menos intentó salirse del libreto.

El quince sudafricano continuó atacando y mostró un valorable respeto por el rival. Nunca aflojó y lastimó las veces que pasó la mitad de la cancha. Hougaard, en dos oportunidades, De Jongh y Rossouw se hicieron presentes en el marcador para dejar el 87-0 final.

Sudáfrica marcha invicto y lidera la tabla de posiciones del Grupo A con 14 puntos. Ahora enfrentará a Samoa, último rival de la fase de grupos, el viernes 30 de septiembre en North Harbour. Por su parte, Namibia todavía no sumó unidades y jugará su último partido de la RWC 2011 ante Gales, el lunes 26 en New Plymouth.

   
 
 

Compartí