lunes 08 de noviembre de 2010
 
 

Mayor seguridad

Los organizadores del Mundial en Nueva Zelanda revisaran las medidas de seguridad para el próximo mundial tras los incidentes en el partido que jugaron este sábado los locales y Australia por el Cuatro Naciones League. Varios hinchas se pelearon en las tribunas del Eden Park y decenas de botellas fueron lanzadas hacia los jugadores.

 

El primer ministro neozelandés, John Key, anunció este lunes que los planes de seguridad alrededor de los estadios del Mundial de rugby de 2011 serán revisados tras los incidentes vividos el sábado en un partido del Cuatro Naciones League.

Varios hinchas se pelearon en las tribunas del Eden Park y decenas de botellas fueron lanzadas hacia los jugadores del Nueva Zelanda-Australia, ganado por el equipo visitante por 34 a 20.

Key calificó de "desastre" las imágenes de los incidentes y afirmó que Nueva Zelanda no podía permitirse sucesos así a menos de un año de albergar el Mundial, el mayor evento deportivo organizado por el país.

"Fue una conducta grosera. Vamos a ver las imágenes de vídeo, comprobar las medidas de seguridad en vigor en el Eden Park y, si hay fallos, cambiarlas", comentó el primer ministro en declaraciones por televisión.

Los culpables de los disturbios serán castigados con la prohibición de acudir a los estadios del Mundial y Key pidió a los hinchas que se comporten "como adultos" para evitar actos violentos y daños a la imagen del país.

   
 
 

Compartí